jueves, 16 de febrero de 2017

Convivencias vocacionales en el 2017



Entre las diversas vocaciones, suscitadas incesantemente por el Espíritu Santo en el Pueblo de Dios, se encuentra la llamada al sacerdocio ministerial.
Invitamos, pues, a los jóvenes con iniciativas vocacionales al sacerdocio a participar de las convivencias vocacionales organizadas en el Seminario Mayor para el año 2017.



lunes, 30 de enero de 2017

En la formación espiritual



«La participación en la celebración eucarística cotidiana, que encuentra su continuidad natural en la adoración eucarística, impregna la vida del seminarista, de tal modo que crezca una constante unión con el Señor».






martes, 24 de enero de 2017

De lleno en los estudios



Estamos de lleno en los estudios,  puesto que «la formación intelectual es parte de la formación integral del presbítero; está al servicio del ministerio pastoral e incide también en la formación humana y espiritual, en la que encuentra un alimento provechoso».





lunes, 9 de enero de 2017

Inicio de nuestras actividades formativas 2017



Todos listos para continuar nuestras actividades en el Seminario Mayor. Aunque esto nos lleve a dejar a los demás. Pero es conveniente para concentrarnos mejor y escuchar la voz del Hijo muy amado del Padre, Jesucristo. Contamos con sus oraciones.





martes, 27 de diciembre de 2016

Felices fiestas de fin de año



Que las fiestas de la Navidad nos concedan la oportunidad de meditar cada vez más el misterio de la Palabra hecha carne, la Encarnación del Hijo de Dios, para que conociendo a Dios visiblemente él nos lleve al amor de lo invisible. Y una vez más, nuestro agradecimiento a todos los que nos siguen apoyando de diversos modos en la formación de los futuros sacerdotes. Dios llene de bendiciones a todos y les conceda un feliz y próspero año 2017. 




miércoles, 7 de diciembre de 2016

Solemnidad de la Inmaculada Concepción



Dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX:

«La bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano».